AVISO

Importante:



**
Importante:

Se ha retirado el aviso de «Para mayores de 18 años» debido a problemas al cargar el blog.
No obstante, la temática de éste sigue siendo la misma, por lo tanto, el aviso es válido.
Algunos de los escritos aquí publicados contienen escenas de carácter sexual y vocabulario
para adultos, por ello, si no tienes más de 18 de años y/o el contenido te parece ofensivo,
“No Siga”.

Todos los personajes son ficticios, así como, nombres y lugares.
Cualquier semejanza con hechos o personas reales es coincidencia.

Todo lo aquí publicado es fruto de la imaginación de la autora, siendo puramente fantasía,
y carente de cualquier aspecto ideológico.

**

10 febrero 2013

¡¡Regresando que es gerundio!!

Hola, mis querid@s...

Creo que no podría explicar cuánto echaba de menos decirlo. A veces uno añora cosas y no lo sabe hasta que, de la nada, por un pensamiento perdido o un recuerdo lejano que intenta traer alegría sin que sepas que hay tristeza  se da cuenta de ello. Se percata de algo que extraña, un detalle, o muchos de ellos que pequeños y unidos, hacen un gran nudo de añoranza y ves entonces cómo lo echabas de menos.
Extrañaba saludaros, hablaros, volver a nuestro rincón a leer y contestar los comentarios, a visitaros, a retomar esa pasión que dio la primera puntada a esa manta de momento que hasta hora he vivido.
Ese blog, mío, vuestro, que hace mucho he dejado en descanso.
Y creo que ya llega de eso. Es hora de retomar las buenas y viejas costumbres, de esa clase de momentos que me sacaban una sonrisa, lágrimas de alegría y orgullo, y empezar de nuevo con lo que tanto nos hizo a todos felices, porque sé que cada uno que a este espacio se ha unido también lo echa de menos.
Así que, sin darle más vueltas, ese es el "hola" que hace un tiempo os prometí que llegaría.
Le decimos adiós al hasta luego, aquel que os dije no sería eterno, y una vez más os doy la bienvenida.

Llena de orgullo ver que el blog aun en letargo ha seguido creciendo...
887 seguidores, más de 255.000 visitas y casi tres años de vida... ¡3 años! Y todo lo que hemos vivido...
Pronto vendrá concurzaso de aniversario porque os lo merecéis y creo que no hay mejor manera de hacerlo y cantar ese "cumpleblogfeliz" que tanto deseo llegue.

Daisypath Anniversary tickers

Así que de momento os dejo un pequeño pensamiento para acompañar ese domingo, y esta semana retomamos ese rincón, os traeré noticias, concursos, novedades, y las secciones de siempre, entre ellas, esos relatos que desde hace demasiado han estado escondidos... os he echado de menos...

Kisses, mis querid@s...


Y, porque también hace mucho que no lo digo: A leer, soñar, disfrutar y comentar. Vuestras palabras alimentan mi alma...


Porque nunca pensé en el por qué de todo ello. Ni cuando te conocí, qué menos, cuando, irremediablemente, ya estabas dentro. No me paré a mirar los pájaros, coches en rotondas o farolas parpadeantes. Las mariposas distraen si se les observa fijamente, hay que mirar al frente, centrarse, y (mejor decirlo que obviarlo) ignorar lo que hace o hizo daño. Porque no hay tiempo qué perder cuando ya no te importa el tiempo; no lo tienes, no lo necesitas, así tal cual, ignoras los hechos. (¡Ignorancia la mía tanto ignorar para luego no querer perderlo!)
     No me detuve mientras pedían paso, dejé pasar sin esperar oírlo. Pasó el tren, corrieron la horas (el reloj ya lo tenía en el olvido) porque al final, como dice el dicho, tarde o temprano todo llega, (en ocasiones) a su destino, no el que se pretendía, quizás no el definitivo, pero toda parada es hermosa si se mira desde la perspectiva del viajero perdido (el que dice perdido no quiere decir no hallado, va más allá del saber quien le busca cuando no se sabe quién es el buscado). Y él, el que no se está parado, no ve lo mismo que el que se pasa los días observando el andén desde su ventana, llueva o haga sol, porque el que allí está (y no se mueve) lo ve más brillante, los raíles incluso más escurridizos, y desea equilibrar monedas en las vías por si de verdad la cara y la cruz se convierten en una cuando pase el tranvía, la gran locomotora en movimiento desde la cual mirarán el mismo paisaje. Pero lo único que sus ojos insistirán en observar y que el pasajero fijo no mira, es aquella pequeña y ofusca construcción a la que nunca tuvo el coraje necesario (ni la ignorancia a veces bienvenida) para acercarse y pedir el billete que le permitiría ver otras estaciones desde su mismo punto de vista.
     Los por qué solo son cuestiones de óptica (ceguera para los que miran con el corazón, el amor es ciego, recuerdo haberlo oído), y de puntos de vista entonces se habla (o se miente a los oídos), para no ver o querer ver lo que nos susurra a gritos, berrea que de razones no se vive pero que sin saber por qué o cómo ha surgido, poco podrás hacer cuando duela o no sepas ponerle remedio ni sentido. Y no hablará (hablo, habla, solo es verbal, el tiempo lo hemos dejado atrás) del dolor con o sin explicaciones, se refiere al dolor en sí, el peor, el que más y menos a la vez está lleno de sensaciones (unas peores, otras oscuras, todas ellas con su brillo, ¡no discutas!); hablo (hablamos, hemos) del dolor primario, ese que llega con el primer amor, el primer borrón en el calendario, cuando la fecha que esperas llegar a conmemorar pasa de ser un primer o tercer aniversario a convertirse en el día decisivo cuando, ignorantes yo y todos hemos sido, nos damos cuenta de porqué los por qué, son tan necesarios.
     Nunca me gustó preguntarme el por qué de nada en absoluto (si me centro en preguntas olvido las respuestas y por ende pierdo el rumbo). Pero está ese lado, ese que evitas mirar a los ojos para no ver reflejada las vías o las monedas de una sola cara, el que intentas ignorar (ignorantes, pues, hoy nos toca), ese que nos dice las verdades, el que pisotea los sentidos y te grita al oído que solo tienes que hacerlo, decir las palabras mágicas y él cumplirá con su cometido; te dirá porqué se marchó y te marchaste, te contestará sin temor en qué (o cual infinidad de cosas, minucias y no tantas) te equivocaste. Así mejor, lo ignoras. Lo dejas aparcado a un lado, y, ya no hay vuelta atrás, dejas pasar el tren sin subirte o te bajas en la primera estación ante el miedo de encontrártelo.
    Hoy le tengo sentado a mi lado, viajamos juntos, y porque nunca pensé en preguntarme el por qué de nada, nos hemos convertido en los mejores amigos del mundo. Él me mira, sonríe de soslayo, veo que desea que caiga en la trampa, que le pregunte por la hora o por el tiempo, y de ahí, un paso al por qué de ser yo la que estaba perdida o de ser tú el que en mi camino se ha cruzado. Y no lo hago, mejor miro por la ventanilla y veo pasar los raíles, hoy no hay monedas (pienso y exhalo), será que los habitantes estancados ya no lo son tanto y como yo (aunque lo niegue) se han subido al tren y así dado el primer paso.
     Él me mira invisible e imaginario. Puedo oír la ovación subiendo de timbre (¡Hazlo Ya!), y los por qué se acumulan en mi boca, sabe dulcemente amargo, se aglomera en mis ojos, hace estrecharse mi costado. Mi boca se seca (un caramelo, pienso, pero mejor volver a ignorarlo), los ojos se me humedecen y antes de que lance la pregunta que tanto he evitado, señala con la cabeza hacia fuera, me cuesta fijar la vista en lo que hay al otro lado (es lo que tiene pasarse tanto tiempo cegado), y ahí estás, en el andén, con tu gran maleta de pensamientos (y uno que otro ladrillo para construir lo que sea conmigo), tú, el que me llevó hasta allí y que espera ansioso y asustado saber por qué diantres todavía no me he bajado.
      Porque nunca me gustó preguntarme (preguntar he dicho, saberlo, es otro cuento) el por qué de nada, así que decidí seguir sin hacerlo, tan solo me bajé del tren sin previo aviso, peldaño a peldaño (con cuidado, que la caída, no lo puedo evitar, siempre la he temido). Miro al vagón que ahora ocupa otro, seguro alguien que tampoco utiliza el preguntar ni querer saber qué, cómo o cuándo de nada en absoluto, el de las respuestas me sonríe, lanza una moneda, y al caer a mis pies, veo que la cara y la cruz son lo mismo y eres tú el que la recoges y me la das sin apenas ser visto.
     No me gustan los por qué de nada. No se puede perder un tiempo que ya no cuentas, y perderlo con preguntas cuyas respuesta no tendrán importancia cuando el camino, ese solo nuestro (qué hermoso suena decirlo dentro de mi cabeza), ya ha sido trazado y, tomes el rumbo que tomes, ya nada será lo mismo, sino, todo lo contrario. Esa es la belleza de la rareza de amar sin importar por qué ni si alguna vez habrá o no respuestas. Pero hoy, eso sí sé aunque no quiera conocerlas (ni las tenga, ignorante de mí) que no importa cómo llegaste, si fui yo la que se interpuso o fuiste tú el que atropelló mi camino, lo único que importa es que el suelo pisado junto a tus pies es firme y al fin (yo, la que tanto tiempo he fluctuado) respiro.

***

13 comentarios:

000latani000 dijo...

Bien Karol!! Bienvenida de regreso a la blogosfera, a tu espacio! Te esperábamos...
Después de todo el trajín que ha tenido en este periodo de parón, vuelves con pensamientos de lo más íntimo (que también nos engrandecen a los que te leemos) y también nos revuelven por dentro. "Tocan la fibra" y te dejan con la mirada perdida buscando nuestro propio rumbo... Gracias!

Un beso grande y nos seguimos leyendo!!
Tania

D. C. López dijo...

Bienvenida Karol!, se te echaba muchísimo de menos!

Será un placer tenerte y verte por estos lares una vez más...

Por cierto, estaré atenta a ese próximo concurso para celebrar los 3 añitos en la blogosfera... Dios, cuánto tiempo! Jejeje

Pues lo dicho, encantada de verte blogguear una vez más, muak!!!

Buen fin de!

Irene Comendador dijo...

Esa es mi Karolita!! Ya tenía ganitas de verte de vuelta, aunque para mí no te has ido nunca ^^ Un beso mi cielo y a seguir con esta aventura que tanto nos gusta, te quierooooooooooooooooo

Brianna Callum dijo...

¡Qué bueno saber que ya estás de regreso, Karol! Por supuesto que se te extrañaba. Y aprovecho para felicitarte por los logros, más que merecidos. Y a seguir, por mucho más.
Besos

Déborah F. Muñoz dijo...

Se te ha echado de menos por la blogosfera ^^

KaRoL ScAnDiu dijo...

Wiiiii mis chic@ss!!

Gracias a tod@s de corazón, que os he echado de menos todos los días , hay que volver a lo bueno y que nos hace feliz!!! :D

Besosssss

Nyra dijo...

Que gusto tener noticias tuyas Karito. Y que forma de regresar!
Besos enormes y espero saber de ti otra vez

KaRoL ScAnDiu dijo...

Nyra!!!

Ains, mi chicaaa
De regreso, que como en casa, en ningún sitio, en ningún...:D

Besoss lindaaaa

Leila dijo...

Encantada de resaludarte de nuevo en el mundo blogero Karol, besazos neni y mucha fuerza ;)

iPensamientos de Patri dijo...

¡Genial! Has vuelto!!!! Bienvenida!

Muas!

KaRoL ScAnDiu dijo...

Wiiiii gracias, mis chicas^^

Kalary dijo...

PARTCIPOOOOOOOOOO.. CLARO QUE SI.. FELICIDADES POR ESTE NUEVO ANIVERSARIO!!!
UN ABRAZO!!

Kalary dijo...

PARTICIPO ENCANTADA!!!
https://www.facebook.com/home.php?ref=tn_tnmn

nueva seguidora!!